Ex Convento Café

Consulte nuestras promociones permanentes, descuentos por fidelidad y más!!

The Doors - La percepción de un líder que no lo era

Jim Morrison como símbolo y no tanto como cantante

No hace mucho opiné en mi cuenta de facebook que Jim Morrison me parecía un sujeto sobrevalorado pero no aclaré que se trataba de mi opinión personal y subjetiva y tuve algunos choques con algunos contactos que admiran bastante al Rey Lagarto y no les pareció mi opinión. Lo cierto es que mi enfoque se basaba más en la idea idílica que se tiene de ciertos héroes popùlares que, en contexto artístico, en realidad están más soportados por sus colegas a bordo que en por su calidad individual. Para mi gusto es el caso de James Douglas Morrison quien lideró uno de los grupos de Rock más icónicos del mundo y de hecho se convirtió en leyenda social y pasó a la historia como "El más rebelde de los rebeldes" y por su deceso pasó a ser considerado "Uno de los mejores cantantes del mundo". Con toda honestidad me siento más impresionado por voces como Robert Plant, Ian Guillan, Robert Halford, Roger Daltrey, Freddie Mercury, Bruce Dikinson y hasta Paul McCartney que por la voz de Morrison que era más bien gutural y "gritona" pero no propiamente "una gran voz". Sin embargo Morrison sí tenía una cualidad por encima de casi todos, La Actitud.

Mientras Freddie "La Mercury" Bulsara era amo del universo en los conciertos excelentes de Queen y Mick Jagger llevaba a su público a la consciencia del renegar constante aunque a un nivel un tanto burgués, el recuerdo de un angelino con desorden de ansiedad generalizado sobre un escenario en los años sesenta cuando la corriente eléctrica tomaba casi un día para ciclarse y estabilizar dichos escenarios y los micrófonos zumbaban a la menor provocación (y hasta daban "toques"), resulta bastante inspirador. Morrison hizo en dos o tres años cosas tan míticas como hacer que la gente se pusiera a su mando, con una capacidad casi hipnótica, como cantando al oído de cada espectador y convirtiendo a The Doors en un grupo diferente, un grupo único que no fue nunca igual a nadie en los Estados Unidos y de hecho casi batiendo a sus colegas ingleses contemporáneos en una era en la que era virtualmente imposible mover a los Beatles, los Who, los Stones y al Propio Elvis de las listas de ventas. Cuando el mundo creyó llegado el final de ídolos juveniles de nivel y calidad intelectual, los Doors tomaron por tempestad la radio, la televisión y al mundo entero.

Hablar de The Doors pos sí mismos ya es un asunto que implica conocimiento. Para mucha gente los Doors son extraordinarios por su cantante, no tanto por su música, pero para el conocedor, el grupo es toda una cátedra de música, literatura y estética. Siendo un grupo de músicos originalmente de jazz que se pasaron al Rock por ser la tendencia y porque a Jim Morrison le gustaba más el blues y por no conseguir un bajista de planta, tenían una composición de elementos nunca vista hasta entonces y nunca vista hasta hoy en día: teclado, guitarra y batería utilizando un teclado Fender para reemplazar al bajista, habilidad pianística de Raymond "Ray" Manzarek cuyos profundos estudios de música le permitieron dar vida a las abigarradas y excesivas ideas dementes de alguien como Jim Morrison, quien sería todo lo que gusten menos una persona normal y esa cualidad fue lo que le otorgó el pedestal en el que ahora es apreciado.

En un resumen algo escueto de mi parte, creo que Jim Morrison más que buen cantante, que no era malo, es hasta el día de hoy, un personaje de la historia universal. Probablemente de más peso que algunos que me callo.

Messy Blues