Ex Convento Café

Consulte nuestras promociones permanentes, descuentos por fidelidad y más!!

Calificando un negocio

La idea de calificar con estrellas un negocio tiene sus intenciones

De acuerdo al empresario y economista Lee Iaccoca (creador del célebre Ford Mustang y quien rescató a Chrysler de la bancarrota en los años ochenta después de su rompimiento con Henry Ford Jr.), calificar como cliente un servicio, negocio pequeño o empresa grande es de vital importancia para el crecimiento y mejoría de estos ya que tomar en cuenta el criterio de los clientes hace que el servicio o producto se convierta en parte del consumidor y visceversa. Iaccoca defendía mucho la integración negocio-clientes para igualmente generar crecimiento económico en el desempeño y crecimiento de las empresas, grandes y pequeñas, y de la misma manera tener incluso su efecto positivo de rebote en movimientos del mercado y la generación de empleos. Él fue quien trajo de regreso los "Buzones de Sugerencias" en las empresas que dirigía e incentivó a sus clientes a sugerir amplia y libremente de acuerdo a sus propios criterios. Este modelo fue tomado años más tarde por todos los sitios web y servicios de internet para calificar negocios.

Pero Lee Iaccoca tenía una oculta manera de calificar a sus clientes. Si el consumidor vertía una opinión, entre más extensa mejor, Lee turnaba tales opiniones a sus expertos pero si abarcaban poco más de algunas líneas o se limitaban a las estrellas, Lee consideraba que en realidad las opiniones reflejaban arrogancia, frivolidad y falta de creatividad, por lo que no las consideraba opiniones serias ni maduras. Por maquiavélico que esto pueda parecer, Iaccoca tenía razón al practicar esta interacción  directa  selectiva con su mercado ya que obviamente tampoco podía confiar su producción al criterio colectivo, mucho del cual estaba compuesto por personas que probablemente habían alcanzado poder adquisitivo pero que culturalmente no estaban a la altura del juicio requerido en el manejo serio de una empresa.

Por lo anterior, Iaccoca tenía también por costumbre departir con todos los niveles de empleados, desde el que limpiaba los pisos hasta el más alto ejecutivo de la empresa, hacía anotaciones y se reunía con sus expertos en mercadotecnia y producción, de esa manera Lee podía contemplar un panorama extenso de cómo funcionaban sus negocios (es decir, los que él manejaba, que eran bastantes). Si el lector llegó a ver un capítulo de "The Simpson's" en el que Homer Simpson crea un auto para la empresa de su hermanastro y le provoca la ruina, quizás le interese saber que ese capítulo fue inspirado precisamente por Lee Iaccoca quien en alguna conferencia platicó la anécdota en la que, mientras fue el brazo derecho de Henry Ford Jr., este último se basó en el juicio de sus amigos personales para crear autos poco funcionales que eventualmente tuvieron que ser retirados del mercado causando la crisis que atacó a Ford Motors Company durante parte de los años ochenta (en la que Iaccoca fue destituido por Ford debido a diferencias personales). De acuerdo a su anécdota, Henry Ford Jr. presentó la idea de un auto grande económico y con el cofre reducido para competir con los compactos más demandados del mercado (Nissan y Volks Wagen) y de hecho estuvo a punto de tratar de competir con las vagonetas de motor pequeño pero sin una asesoría adecuada. De esa manera Lee Iaccoca ilustró las razones de por qué era necesario conocer la opinión de su mercado y al mismo tiempo el desempeño y bienestar de sus empleados.

A juicio de Iaccoca, la calificación por estrellas acompañada de sugerencias, quejas y/o felicitaciones le concedía la visión necesaria para trabajar su producción en tiempo presente y a futuro y así adelantarse a la evolución de la misma. Lo interesante en este caso es que este modelo de interacción también arrojó de resultado, dicho por Iaccoca, de que gran parte de su clientela apenas podía expresar dos palabras al crear un argumento coherente.

Escribió: Messy Blues

The Doors - La percepción de un líder que no lo era

Jim Morrison como símbolo y no tanto como cantante

No hace mucho opiné en mi cuenta de facebook que Jim Morrison me parecía un sujeto sobrevalorado pero no aclaré que se trataba de mi opinión personal y subjetiva y tuve algunos choques con algunos contactos que admiran bastante al Rey Lagarto y no les pareció mi opinión. Lo cierto es que mi enfoque se basaba más en la idea idílica que se tiene de ciertos héroes popùlares que, en contexto artístico, en realidad están más soportados por sus colegas a bordo que en por su calidad individual. Para mi gusto es el caso de James Douglas Morrison quien lideró uno de los grupos de Rock más icónicos del mundo y de hecho se convirtió en leyenda social y pasó a la historia como "El más rebelde de los rebeldes" y por su deceso pasó a ser considerado "Uno de los mejores cantantes del mundo". Con toda honestidad me siento más impresionado por voces como Robert Plant, Ian Guillan, Robert Halford, Roger Daltrey, Freddie Mercury, Bruce Dikinson y hasta Paul McCartney que por la voz de Morrison que era más bien gutural y "gritona" pero no propiamente "una gran voz". Sin embargo Morrison sí tenía una cualidad por encima de casi todos, La Actitud.

Mientras Freddie "La Mercury" Bulsara era amo del universo en los conciertos excelentes de Queen y Mick Jagger llevaba a su público a la consciencia del renegar constante aunque a un nivel un tanto burgués, el recuerdo de un angelino con desorden de ansiedad generalizado sobre un escenario en los años sesenta cuando la corriente eléctrica tomaba casi un día para ciclarse y estabilizar dichos escenarios y los micrófonos zumbaban a la menor provocación (y hasta daban "toques"), resulta bastante inspirador. Morrison hizo en dos o tres años cosas tan míticas como hacer que la gente se pusiera a su mando, con una capacidad casi hipnótica, como cantando al oído de cada espectador y convirtiendo a The Doors en un grupo diferente, un grupo único que no fue nunca igual a nadie en los Estados Unidos y de hecho casi batiendo a sus colegas ingleses contemporáneos en una era en la que era virtualmente imposible mover a los Beatles, los Who, los Stones y al Propio Elvis de las listas de ventas. Cuando el mundo creyó llegado el final de ídolos juveniles de nivel y calidad intelectual, los Doors tomaron por tempestad la radio, la televisión y al mundo entero.

Hablar de The Doors pos sí mismos ya es un asunto que implica conocimiento. Para mucha gente los Doors son extraordinarios por su cantante, no tanto por su música, pero para el conocedor, el grupo es toda una cátedra de música, literatura y estética. Siendo un grupo de músicos originalmente de jazz que se pasaron al Rock por ser la tendencia y porque a Jim Morrison le gustaba más el blues y por no conseguir un bajista de planta, tenían una composición de elementos nunca vista hasta entonces y nunca vista hasta hoy en día: teclado, guitarra y batería utilizando un teclado Fender para reemplazar al bajista, habilidad pianística de Raymond "Ray" Manzarek cuyos profundos estudios de música le permitieron dar vida a las abigarradas y excesivas ideas dementes de alguien como Jim Morrison, quien sería todo lo que gusten menos una persona normal y esa cualidad fue lo que le otorgó el pedestal en el que ahora es apreciado.

En un resumen algo escueto de mi parte, creo que Jim Morrison más que buen cantante, que no era malo, es hasta el día de hoy, un personaje de la historia universal. Probablemente de más peso que algunos que me callo.

Messy Blues

Rockers & MODs, los ejércitos que se niegan a morir

Aunque es un tanto difícil profundizar en la filosofía individual de los Rockers y los MODs, sí será conveniente aclarar que los unos eran socialmente enemigos de los otros en una Inglaterra que amaba el jazz y los blues antes del advenimiento del Rock and Roll y que al hacerse manifiesto, el Rock and Roll, se dividió en fieras posturas sociales. Los Rockers (o Greasers) se afianzaron a la nueva ola de rebeldías e insolencias al ritmo de las canciones, primero de Bill Haley, y por consecuencia de Elvis Presley bajo su torrente de Rockabillies plagiados a los blues man del Delta Mississipi con un toque campirano de niños blancos en tanto los MODs venían derivados de las salas de baile del jazz be bop, los blues natos rústicos, el soul y la naciente euforia del reggae jamaicano traído del caribe por los soldados británicos poco después del final de la segunda guerra mundial, algo que combinarían en la posterior creación del ska. En resumen, los MODs eran "Modernistas" y su rebeldía la enfocaban al arreglo personal, al cerco comunitario, a la lectura existencialista y al consumismo adoctrinado. Tenían sus reuniones programadas y clasificaban sus actividades para evitar mezclarse con otras tribus urbanas de Londres. Los Rockers por su parte venían a mitad y mitad de enfoques, por un lado tradicionalistas en cuanto al estatus "Hembra-Macho" pero bastante revolucionarios en cuanto a la idea de vivir la vida, al extremo y con sus normas de cabello engrasado, texanos ajustados, zapatos tenis, chaqueta de piel y motocicletas Harley (o automóviles Chevy o Cadillac). Los MODs se inclinaban al uso de parcas (gabardinas) largas, traje sastre, zapatillas o botines, corbatines, delineado en los ojos (tanto hombres como mujeres), pantalones sastre ajustados de corte recto, peinado al natural con un poco de laca para fijarlo y su vehículo favorito son, aún ahora, las motocicletas de tipo Vespa-Lambretta italianas. Aunque no son la misma tribu, los MODs y los Beatnicks tienen ciertamente las mismas raíces de Euro Jazz influidas por el Jazz norteamericano. Aunque parezca sorprendente, y a pesar de que los MODs pudieran parecer más bisoños y "delicados", estos eran probablemente más violentos que los Rockers, a quienes despreciaban profundamente, y las golpizas que se acomodaban unos a otros en las míticas y legendarias playas de Brighton Sussex Inglaterra, generalmente arrojaban saldos a favor de los MODs y bastante desfavorables para los Rockers y en parte se debía a que los MODs se consideraban muy ingleses, trabajaban en oficinas o de dependientes en algún negocio grande en tanto la mayoría de Rockers eran trabajadores obreros o campesinos y se consideraban "Pro Americanos" y en ambos lados opinaban que aquellos otros eran "Traidores" (aunque en este sentido es cierto que los MODs tenían bastante más razón).

Así resumido en lo posible el tema "MODs & Rockers" vislumbremos un poco el nacimiento del Rock and Roll mismo erróneamente atribuido al Rey Elvis. En realidad quien inventó el Rock and Roll como lo conocemos es Ike Turner quien grabó "Rocket 88" en 1951 tratando de hacer un tema de Rythm & Blues pero en el estudio sus músicos estaban tan embriagados que le dieron una velocidad adicional derivando en el nacimiento de lo que más tarde muchos se atribuyeron como su creación, desde Chuck Berry hasta Elvis Presley pasando por Buddy Holly y Little Richard entre otros. De esa época en realidad hubo demasiados héroes que podrían llenar una enciclopedia pero podemos quedarnos con los ya mencionados Elvis, Chuck Berry, Little Richard, Buddy Holly y además Ritchie Valens, Eddie Cochrane y Gene Vincent (estos dos últimos puristas confesos del Rockabilly antepuesto al Rock and Roll, según ellos mismos lo aclararon más de una vez). De esa época surgió una generación siguiente (conocidos luego como "The Next Generation Kids") de la que surgió la llamada "Ola Inglesa" comandados por los omnipresentes The Beatles y seguidos muy de cerca por grupos como Dave Clark Five, The Kinks y The Rolling Stones (en ese sorprendente orden) asumiendo la imagen MOD que Brian Epstein les impuso toda vez que Los Beatles en realidad eran Rockers y no MODs pero su imagen desastrosa de cueros y cabello engrasado no le gustaba a Epstein, no especialmente después de arribar de una temporada larga en el entonces perverso y secuestrado por traficantes puerto de Hamburgo, en donde amaban el Rock and Roll, igual que los Beatles. El salto a la fama mundial de Los Beatles y su consecuente Beatlemanía determinó dos cosas, el surgimiento de la fuerza de los MOD como forma de vida y que se convirtiera en moda que hasta Enrique Guzmán en México impuso en esa época y por otro lado la eventual caída de la figura "American Rebel" del Rocker tradicional. Aún así la música de los Beatles tenía fuertes bases del Rock and Roll y lograron moldear la idea que los MODs expresaban poniendo la corriente en manos del consumo mundial. A mediados de los años 1960's fue que surgió el cambio sociocultural que determinó al siglo XX como la era moderna gracias, en parte, a la revolución en la forma de hacer música, el surgimiento de la revolución sexual, la minifalda y la psicodelia.

Fue en esa época que surgieron a la notoriedad mundial figuras como The Who, Jimi Hendrix, The Yardbirds, Cream (con Eric Clapton, Ginger Baker y Jack Bruce), Janis Joplin, Jeff Beck, The Byrds, Canned Heat, Carlos Santana, Pink Floyd, Led Zeppelin y el sonido de comuna hippie encabezado por artistas Rock-Folk como Mamma's and Pappa's, Scott McKenzie, Moby Grape, Grateful Dead, Jefferson Airplane y unos renovados e inclinados a la moda Beach Boys quienes, como es el caso de John Phillips y The Monkees, decidieron que fueran los Wreking Crew quienes grabaran sus discos y no los músicos de sus respectivas bandas (cosa que solamente The Monkees tuvieron el valor y la honestidad de confesar). A estas alturas tanto MODs como Rockers parecían estar condenados a la desaparición ya que los nuevos ejércitos se habían dejado la melena, usaban pantalones acampanados y experimentaban con las drogas del tipo LSD, heroína, cocaína y hongos dejando a los Rockers como unos nostálgicos que fumaban hierba y a los MODs como unos clasistas que consumían anfetaminas de farmacia. Sin apologizar a las drogas desde luego ya que en ninguno de los casos se justifica su consumo.

Es 1970 el año que marcó el antes y después en el Rock quitándole el "and Roll" y en el que se definió la desaparición de los Beatles, la muerte de un Rolling Stone fundador (Brian Jones) y el principio de la era progresiva de grupos como Pink Floyd, The Who y un poco Led Zeppelin quienes tomaban de la mano al creciente Heavy Rock encabezado por grupos como Deep Purple y Black Sabbath dando lugar al nacimiento del Heavy Metal. En los setentas la expresividad del Rock subió varios peldaños y se convirtió en académico con grupos como Fogath, Camel, Passport, Rush, Premiata Forneria Marconi, Queen, Genesis, Yes y algunos de corte menos pomposo y orientado al adulto campirano como Lynyrd Skynyrd, Allman Brothers, Flying Burrito Brothers y los entercados Eagles que se negaban a ser producidos por un experto como Glyn Jons que les había dicho: "Ustedes no son Los Who, no sean pretensiosos". Pretensiosos o no, Eagles se coronaría como una de las mejores bandas del siglo compitiendo fuertemente con un Elton John en pleno auge y un Paul McCartney que aún se curaba las heridas de su divorcio con los Beatles, espcíficamente los Beatles de John Lennon, manipulado siempre por su advenidiza Yoko Ono. También en esa década hubo un renacimiento de los MODs cuando los Who hicieron su película "Quadrophenia" contando la historia del movimiento (no perdamos de vista que los portavoces de los MODs en los sesenta fueron ellos, The Who) y poco después hubo un choque ideológico social con el surgimiento del movimiento Punk que renegaba de los Beatles y los Rolling Stones pero que amaba por encima de todo precisamente a los Who y que también competía con unos refinados y políticamente bien portados Queen seguidos de Mott The Hopple, David Bowie y Mark Bolan en el perfil Glam Rock, derivado del hippismo disidente de los MODs y fue en 1978 cuando el Punk y la música Disco iniciaron una guerra sin cuartel que dejaría al Rock fuera de foco haciendo célebres las películas de Robert Stigwood (Tommy, Saturday Night Fever y Sgt Pepper´s Lonely Hearts Club Band) edulcoradas por el Trade Mark de la venta taquillera y al mismo tiempo las ultrajantes entrevistas que los Sex Pistols dieran por televisión. Los finales de la década arrojarían saldos negativos para el Rock y la siguiente iniciaría con una ideología diluida.

A este punto surge la necesidad de revivir el MOD y tanto Small Faces, quienes ya venían dando lata desde los sesentas, como los Who retomaron los elementos con los que comenzaron casi veinte años atrás reemplazando al entonces recién fallecido Keith Moon por el ex Small Faces Kenney Jones y haciendo un par de discos que reflejaban la crisis en la que el Rock había caído. Elvis había muerto en 1977, Keith Moon en 1978 y John Bonham en 1980 poco antes de que John Lennon fuera asesinado así que 1981 era un año carente de novedades y testigo mudo de la terrible conversión de Queen quienes pasaron del buen rock a las más infames notas de la música disco y una gira que no les dejó muy buen sabor de boca, aunque financieramente fue la mejor en su carrera y que no fuera ni europea ni americana sino latinoamericana. Esto, por cierto, abrió el mercado del Rock en Latinoamérica que hasta ese momento era parco y tímido. Y así entre 1982 y 1983 fue que el Heavy Metal se hizo de poder bajo la bandera de grupos como Judas Priest y Iron Maiden y creó su propia hermandad que había superado a los Rockers de antaño convirtiéndolos en Headbangers en tanto los MODs hallaban portavoz en grupos como The Jam, Police, Boom Town Rats, Dire Straits, The Kinks, The Who y un poco por los Rolling Stones en tanto los Stray Cats trataban de traer al escenario el Rockabilly cincuentero representando a los Rockers.

Sin embargo las cosas no fueron mejores en el movimiento para ambas corrientes hacia los años siguientes, probablemente los más beneficiados fueron los hijos del Heavy Metal que logró conservarse en su esencia. Hacia los noventas hubo artistas buenos de tendencia MOD que no consiguieron levantar el vuelo, en la primer década del siglo XXI la escena de Rock era aún más vacía y solamente grupos como Foo Fighters y The Smiths podrían presumir de un auge comercial pero el Rock "Per sé" ya era tan diluído que películas biográficas como "The Doors" (de Oliver Stone) y algunos biopics de televisión de otros artistas viejos hacían la venta satisfactoria que los nuevos artistas no consiguieron. Pero los MODs vuelven a ser MODs y los Rockers vuelven a ser Rockers ante la caída del un Punk que ya no existe y un movimiento hippie que nunca consiguió la paz mundial. Hoy Paul Weller, The Who, Rolling Stones y la película de Queen son más garantía que cualquier otro artista del momento y los MODs se han reorganizado en las centralitas intelectuales de Londres oponiéndose políticamente a que Gran Bretaña salga de la Comunidad Europea y los Rockers regresan la mirada a artistas como Brian Setzer, George Thorogood y las reediciones de discos de figuras como Elvis Presley, Eddie Cochrane, Chuck Berry, Carl Perkins y otros de la época así como los revivals de Creedence Clearwater Revisited, Allman Brothers y Susan Tedeschi.

En internet comienzan a proliferar páginas y grupos de discusión inspirados tanto por el movimiento MOD como por el Rockabilly y esto puede ser resultado de una de dos cosas, o realmente hay carencia de arte contemporáneo en la música o esos dos ejércitos se niegan a morir. Preferiría lo segundo.

Es cuanto

Frente Frío

Mientras tanto en algunas zonas del país.....


Rock Clásico

La vieja escuela del rock...


Personalidad Narcisista

Revisando la conducta del narcisista patológico

Un narcisista utiliza las reacciones de ira y frustración que provoca con su abuso para manipular a la gente y hacerse pasar por una persona que está loca. Un narcisista puede poner en deliberado jaque a varias personas unidas por un lazo afectivo y hacerles creer unas a las otras que deben desconfiar del resto. Un narcisista miente de tal manera que logra destruir la tranquilidad de personas que se supone ama. Un narcisista jamás aceptará estar equivocado y de hecho reaccionará desfavorablemente incluso si alguien le otorga una muestra de apoyo y disposición. Un narcisista es una persona con un grave problema de autoestima.

Si bien se puede aludir a una serie de rasgos propios de la personalidad normal, el narcisismo puede también manifestarse como una forma patológica extrema en algunos desórdenes de la personalidad, como el trastorno narcisista de la personalidad, en que el paciente sobrestima sus habilidades y tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación. En su uso coloquial designa un enamoramiento de sí mismo o vanidad basado en la imagen propia o ego. La palabra procede del antiguo mito griego sobre un joven llamado Narciso quien se enamoró insaciablemente de su propia imagen reflejada en el agua. Esta idea de superioridad no tiene que estar relacionada con la posición económica de la persona. El narcisismo se caracteriza por los aires de grandiosidad e importancia que tiene la persona narcisista. Además, demuestra escasa empatía con las personas de su entorno al entablar relaciones y necesita ser el centro de atención. La psicología humanista considera que el narcisismo patológico coincide con autoestima baja o errónea. Los individuos con Personalidad Narcisista, padecen un déficit en la percepción de los demás; una dificultad para identificarse con otras personas que a la larga les genera un sentimiento de aislamiento y soledad, escasa conciencia de sus sentimientos íntimos y necesidades profundas que les lleva a enfrentarse a una crisis de identidad. La expresión "ser un narciso" se aplica la persona, hombre o mujer, que se preocupa demasiado de su compostura y apariencia, presumiendo de belleza y manifestando tanta vanidad que parece que está enamorado de sí mismo. También se dice de aquél que se complace excesivamente en la valoración de sus propias facultades u obras. Son personas que suponen ser el centro de todo y asumen por tanto actitudes de exigencia y egoísmo. Muchas veces cuando nos relacionamos con niños, nos sorprende lo que hacen o dicen. Su conducta parece caprichosa o curiosa. En una persona adulta esto se debe a una característica del pensamiento infantil que se denomina EGOCENTRISMO.

Rasgos más recurrentes (algunos comunes pero no generales) de la persona narcisista:

Egocentrismo: Egocéntrico es un adjetivo que describe a alguien que se considera como el centro de todos los intereses, el centro de atención, el centro de todo o el centro del mundo, que cree que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás. Se refiere al egocentrismo relativo al ego. El término deriva del latín ego, que significa "yo". Una persona egocéntrica no puede "ponerse en los zapatos de los demás (quitándose primero los de él mismo)", y cree que todos buscan o deben buscar lo que él busca (o lo que él ve, en alguna forma, excede en lo que otros ven). El egocentrismo puede representar una barrera en la forma en que las personas interactúan con los demás. Una personalidad egocéntrica suele vincularse con comportamientos como la arrogancia, la ambición y el exhibicionismo, sin importar la forma en que sus acciones perjudican a los demás.

Histrionismo: Histriónico, del latín histrionicus, es lo perteneciente o relativo al histrión. Se conoce como histrión al actor teatral, a la persona que divierte al público con disfraces o al sujeto que se expresa con la exageración que caracteriza a los actores. El narciso patológico suele actuar y hasta fingir para mantener la atención fija en ella o él.
Algunos signos comunes de los narcisistas:
1.- Odian demostrar sentimientos.
2.- Tienen poca tolerancia a perder y poca capacidad para asumir positivamente una victoria
3.- Consideran que visten mejor y son más atractivos que los demás
4.- Argumentan y maldicen más que los demás
5.- Prefieren hablar y no escuchar
6.- Tienden a ser infieles
7.- Disfrutan hundiendo la autoestima de los demás
8.- Suelen haber sido ignorados por sus padres
9.- También pueden ser introvertidos, hipersensibles, defensivos y ansiosos
10.- Necesitan tener siempre el control
11.- Tienen una sorprendente incapacidad para aceptar sus errores
12.- No son capaces de sentir empatía hacia nadie y suelen hacer guerra psicológica contra quienes le han derrotado en ciertas circunstancias
13.- Tratan de demostrar que hay personas que sexualmente las/los desean
14.- Son mitómanos
Definitivamente quien esto escribe no es psicólogo, soy estudiante apenas, y de hecho he tomado muchas referencias bibliográficas y orientación de mi suegra, que sí es psicóloga. Hice este resumen y artículo un poco por experiencias personales y otro poco porque tenía ganas de publicar algo así que pudiera servir a su vez de orientación para las personas que tienen que convivir con personas de este perfil de personalidad. En algunos casos les llaman "Personas Tóxicas" que es un término muy socorrido por Coachers Coercitivos y Expositores Motivacionales y también muy popular en redes sociales, aunque muchas veces caen en errores de ignorancia funcional al hacerlo. Como sea siempre es bueno exponer un poco las señales de alarma ante personalidades de este tipo dado que suelen ser muy inclinadas precisamente a las redes sociales, un campo relativamente nuevo que reemplaza las antaño costumbres de los manipuladores que abordaban personas en los cafés, clubes y lugares de integración social.

Siendo programador, un poco, me enfoqué a crear el sitio web de varios amigos, algunos artistas, pero no me impliqué con la gente que visitaba esos sitios web. Pero sí manejé el sistema de difusión de un amigo que es músico de Rock, que no mencionaré por razones obvia, y cuyos seguidores resultaron de variados niveles, desde los amigos personales hasta gente distante en otros continentes, y no faltaron los de personalidad complicada. Derivado de esto me tocó enfrentarme a este tipo de personas llamadas "Tóxicas" que tratan de poner toda la atención sobre ellas valiéndose desde el chantaje emocional hasta la agresividad y la descortesía. El problema en estos casos es la serie de conflictos que este tipo de personas suelen dejar a su paso y por consecuencia es que las herramientas como el internet y sus derivados terminan convirtiéndose en armas de doble filo. Generalmente estas personas son las que provocan que el resto de personas sean desconfiados y existan actualmente reglas duras y condiciones exigentes para utilizar foros, correos-e, redes sociales y a veces hasta comercio utilizando el internet. A juicio de muchos psicólogos, el "Narcisista de Internet" es bastante más peligroso que el Narcisista de Vida real toda vez que puede ocultarse en el anonimato y ejercer su actividad de manera sesgada y sigilosa y puede también conseguir afectar la confianza de personas que en algún momento le mostraron simpatía, afecto e incluso sentimientos personales. De acuerdo a muchos estudios, este tipo de narcisistas suelen tener una vida diaria real bastante más diferente a la que presentan en internet y en internet expresan poder, decoro, encanto y muchas cosas que no consiguen llevar a la realidad.

Recientemente tuve de hecho un conflicto derivado de una persona así. Cuando mucho de mi personal, de donde salió la relación con la persona, terminó peleado con esa persona yo tuve a bien mantener comunicación cordial con la misma pero aún dándole la razón y siendo empáticos la persona terminó incluso tratando de hacerme sentir culpable. Desde luego esto no es un "patíbulo acusatorio" pero logró que me enojara conmigo mismo, otra gran característica de los narcisistas, y terminara por discutir con parte de mi equipo. La gran consecuencia de tolerar personas narcisistas es precisamente esa, terminar siempre perdiendo de manera psicológica y moral. Tener una amistad con esa persona es una especie de buena costumbre de quienes vemos el mundo de otra manera pero definitivamente su problema mental rebasa toda posibilidad y es precisamente en donde surge la necesidad de aprender a detectar a las personas manipuladoras como son los narcisistas.

Finalizando, Presento de manera humilde este compendio de ideas para que el lector pueda tener un punto de partida si es que gusta de utilizar recurrentemente las tan populares redes sociales. Recuerden, ni las mujeres están tan "mamacitas" ni los hombres están tan "papacitos" como se miran en las fotos que publican y, más aún, cuando se enganchen con alguien procuren poner límites en cuanto a la atención que la gente les exija.

Escribió: Max Liverant, Ingeniero.

Ex Convento Café

El punto de encuentro entre la historia y nuestra era

Enclavado en la región mas, por así decirlo, "imposible" de la Ciudad de México (ciudad de por sí imposible cabe destacar), justo frente a la histórica y sufrida Alameda Central, escoltado por un templo honor a San Hipólito y al mismo tiempo templo religioso de los afamados devotos de San Judas Tadeo (cuenta la leyenda -comprobada personalmente- que es bastante milagroso). Café Ex Convento es parte de un también bastante histórico edificio que ocupa toda la manzana que marcan las avenidas Paseo de la Reforma e Hidalgo (hacia el oriente continuación de Puente de Alvarado, yendo hacia el centro histórico) y las calles locales Héroes y San Fernando. Ahora bien, probablemente pueda sonar a "cualquier otro punto del centro" pero definitivamente no es cualquier otro. La edificación misma, Ex Convento de San Hipólito avalado y protegido por el INAH, es simplemente el primer edificio en ser levantado en lo que luego se llamó "Nueva España".

Probablemente el edificio en la actualidad esté arquitectónicamente modificado en un 80% y solo se conserven sus muros básicos o bien sus cimentaciones y ejes pero habrá que tomar en cuenta la serie de usos que tuvo desde su creación que van de cuartel del ejercito conquistador hasta una vecindad de rentas congeladas pasando por hospitales psiquiátricos y conventos de órdenes religiosas. Por siglos, desde el XVI nada menos, la cédula de este edificio ha soportado glorias y decadencias así como sus momentos de brillo y sus momentos de obscuridad.

Actualmente su herencia cultural es uno de los símbolos mas notables del Centro histórico de la Ciudad de México. Su ubicación es bastante singular ya que se encuentra justo en el punto en donde el Paseo de la Reforma, que en esta parte es de trazo diagonal, es el crucero en donde se encuentran los puntos de distribución mas importantes: hacia el noreste la Avenida Reforma lleva a La Villa, hacia el suroeste al Bosque de Chapultepec, hacia el sur, sobre Balderas, lleva al Centro Médico Nacional Siglo XXI; hacia el oriente sobre Avenida Hidalgo lleva al Eje Central y sobre esta misma ya con el nombre de Tacuba se llega al Zócalo. En esta área, entre San Hipólito y el Eje Central, se encuentran la Alameda Central, el Palacio de Bellas Artes, la Pinacoteca Virreinal, el Museo de la Memoria y la Tolerancia, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el teatro Hidalgo, las oficinas del SAT, el Hotel Cortés, la Iglesia de San Juan de Dios el Museo Franz Meyer, la Parroquia de la Santa Veracruz y los negocios inherentes de la zona así como bancos y un cine justo enfrente del Ex Convento Café.

Algo que probablemente hizo un tanto popular a este edificio en el siglo XX fue la cafetería y fuente de sodas llamada "La Hostería del Bohemio", fundada en 1964 por Don Rafael Rivera Trujillo y Don Alberto Usobiaga, destinada a alojar a periodistas y artistas de la ideología "Beat" (sin relación con The Beatles) en un plano bastante elitista culturalmente hablando pero que se transformó de café existencialista a cafetería comercial, y mucho, una vez en manos de los señores Enrique y Héctor Rivera Trujillo quienes le dieron el éxito que tuvo este negocio en los treinta años siguientes. Dato curioso, esta cafetería fue testigo de acontecimientos muy significativos como la noche del 2 de Octubre (Tlatelolco está detrás de este edificio algunas cuadras hacia el norte por Paseo de la Reforma y por el eje 1 poniente), el halconazo de 1971 (metro normal, muy cerca) y la historia misma del esplendor modernista del hoy caído "Hotel Regis" y el entrañable nacimiento con su Santa Claus gigante de la compañía H. Steel, también desaparecidos. Otro dato, precisamente este edificio soportó el fuerte temblor de 1957 y los terremotos de 1985. Lo cierto es que La Hostería del Bohemio dejó de funcionar en 2008 y nada tiene qué ver con "Ex Convento Café" ni ninguna otra, a pesar de que muchos insistan en haber heredado ese negocio. Aclarando el punto por los demasiados tercos apostados justamente fuera del Ex Convento diciéndole a la gente que: "Pase a la hostería, nos cambiamos enfrente....".

Regresando precisamente al Ex Convento Café, y conociendo ya la historia que le cobija, es necesario señalar sus ventajas de servicio por encima de muchos negocios del tipo muy cercanos. Comencemos por el hecho de la disponibilidad de espacio para llegar y sentarse a desayunar, comer o tomarse simplemente una de las muchas variedades de café existentes; trabajar un rato en la Lap top (léase: Chatear en Facebook), usar la tableta o el celular navegando en internet y hasta escuchar música o mirar los mejores partidos de fut bol o cualquier otro deporte en la modalidad de TV privada. Otra ventaja son los precios que compiten bastante bien contra lo oneroso de otros lugares con los mismos servicios, considerando el perfil turístico del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Quien aprecie aunque sea un poco la cultura "Retro", observará que Ex Convento Café tiene demasiados elementos que le convierten en un lugar especial y hasta se antoja decir que muy en el fondo resulta mágico. Justo a un lado, y para quienes llevan un poco de prisa, Ex Convento Café cuenta con un servicio llamado "Tortas Chabela" que cuenta con la misma excelencia y atenciones así como, a diferencia del resto de negocios en su tipo en la ciudad, con conexión Wi Fi de 10 Mb.

Desde la planta alta de Ex Convento Café se puede apreciar la majestuosidad de la Alameda Central y la imponencia de la ya muy famosa (y también algo superada por otros) Torre Latinoamericana. Si uno quiere puede rentar espacios en esa Planta Alta y un salón bien acondicionado llamado San Bernardino a cuotas accesibles.

Para un adorador de lo bueno como es un servidor, Ex Convento Café resulta un oasis en un desierto llamado "Tierra de Chilangos".

Es cuanto

Messy Blues
La Alameda Central

(Tomado de Wikipedia)

Está delimitado al norte por Avenida Hidalgo, al este con la calle de Ángela Peralta donde se encuentra el Palacio de Bellas Artes, al sur por la Avenida Juárez y al oeste con la calle Doctor Mora.

Desde hace 400 años esta alameda es parte del paisaje urbano de la Ciudad de México. La fundación tuvo en un principio orígenes humildes, cuando el trazado de la ciudad que albergaría estaba recientemente definida, pero el Virrey Luis de Velasco comprendió la importancia de dar a los pobladores de la capital de la Nueva España un lugar que al mismo tiempo fuera para "salida y recreación de los vecinos", sirviera de punto de encuentro de una sociedad que gustaba cada vez más lucir y ser reconocida en sus diferencias.

El 26 de noviembre del 2012 la Alameda Central fue reinaugurada después de 8 meses de trabajos. La remodelación incluyó la mejora de los parques, la plantación de nuevos árboles, y la restauración de fuentes y del Hemiciclo a Juárez.

La petición del Marqués de Salinas realizada a principios de 1592,1 fijó el lugar para el emplazamiento, mismo que con algunas modificaciones aún conserva, un cuadrado dentro de lo que era la plaza o Tianguis de San Hipólito, al sur de la Calzada de Tacuba y enfrente de la iglesia y hospital de la Cofradía de la Santa Veracruz. Tiempo después, a esta primera traza se agregaría una ampliación sobre el sitio donde estaba el Quemadero de la Santa Inquisición, dilatándose sobre las plazuelas de Santa Isabel y San Diego. Para lograr el efecto de parque se mandaron sembrar olmos blancos y negros, traídos de la villa de Coyoacán, y para completar este plan original, el sevillano Francisco de Avis diseño los jardines y se construyó una pila de cantera labrada que lucía como remate una esfera de bronce. La Alameda estaba circundada por una ancha acequia (Canal donde circula agua de riego) que sirvió para evitar el paso de los visitantes indeseables, ya se tratara de personas o animales; esta acequia les ocasionó serios dolores de cabeza a los encargados de darle mantenimiento y desazolbe, razón de más para registrar el nombre de Francisco Vega como el primer guardabosque. En sus inicios la entrada se realizaba por una sola puerta, al oriente, donde se encontraba la plaza de Santa Isabel.

Siglo XVII

El Siglo XVII del Barroco novohispano, deja su impronta en las luces y sombras que acompañan el devenir de la Alameda, semejante a los retablos que pueblan las iglesias de este periodo. Las dos inundaciones que destruirían los jardines, que fueron poblados con flores, y también los antiguos álamos, que serían sustituidos por fresnos; su traza se fue modificando, ahora tiene ocho calzadas, un número igual de prados y jardines y la fuente es en forma de tazón octogonal con un surtidor central. También es significativo el hecho de que por primera vez la Alameda es mencionada en una obra literaria gracias a la inspiración del poeta Arias de Villalobos; hacia 1625 el fraile inglés Tomas Gage hace una descripción donde señala que "Los galanes de la ciudad se van a divertir todos los días, sobre las cuatro de la tarde, unos a caballo y otros en coche, a un paseo delicioso que llaman La Alameda, donde hay muchas calles de árboles que no penetran los rayos del sol. Se ven ordinariamente cerca de dos mil coches con Hidalgos, damas y de gente rica. Los Hidalgos llevan una docena de esclavos africanos y otros con un séquito menos, pero todos los llevan con librea muy costosa, y van cubiertos de randas (Especie de encaje labrado con aguja o tejido; es más grueso y de nudos más apretados que los hechos con palillos), flecos, trenzas y moños de seda, rosas en los zapatos, y con el inseparable Espada al lado. Las señoras van también seguidas de sus lindas esclavas que andan al lado de la carroza tan espléndidamente ataviadas como acabamos de decir, cuyas caras, en medio de tan ricos vestidos y de sus mantillas blancas, parecen como dice el refrán español: "moscas en leche". Es el siglo en que se dan grandes cambios en la Ciudad de México y La alameda se ha convertido en el paseo más importante, sitio de mascaradas, pero también de diversos personajes como Don Carlos de Sigüenza y Góngora y Sor Juana Inés de la Cruz.

De la fama y fisonomía del jardín quedará constancia en las pinturas, hermosos biombos, de los cuales uno bellísimo de 1690 se puede apreciar en el Museo Franz Mayer y en un dibujo realizado en tinta y acuarela por el arquitecto Juan Gómez de Trasmonte en 1628. La centuria se cierra con grandes desastres naturales como las plagas y epidemias y tocará a la nueva administración generada por los Borbones, hacer manos a la obra, para que en el periodo siguiente, marcado por la Ilustración y las reglas del Neoclasicismo, sirvan de soporte ideológico para realizar los cambios convenientes que adaptan a La Alameda como el escenario adecuado para los eventos que atraían a los vecinos, forasteros y paseantes de diversos orígenes y niveles económicos. Es el siglo del orden, del humanismo jesuita y de tonos afrancesados, pero también del descubrimiento de la mexicanidad.

Siglo XVIII

Siguiendo los preceptos clásicos, en 1770 el Virrey Carlos Francisco de Croix impulsó la transformación de la vieja alameda, dándole un mayor tamaño al extenderla sobre las plazuelas de Santa Isabel y San Diego, se le agregan fuentes y plazoletas, así como rotondas menores. El proyecto le fue encargado al capitán de infantería de Flandes Alejandro Dancourt quien no pudo terminarla, para que finalmente bajo la administración de Antonio María de Bucareli y Ursúa se diera por terminada. La forma y diseño son los que conocemos en la actualidad. La descripción del poblano Juan de Viera se detiene en los detalles que adornan la fuente central, pero gracias al testimonio gráfico de José María de Labastida y a otras pinturas se puede establecer con bastante exactitud el aspecto de La Alameda:su forma rectangular, las puertas de mampostería, las glorietas y rotondas circulares, la pequeña acequia que la rodea, las blancas, cuatro fuentes con esculturas de personajes mitológicos y la central que representa a Glauco. Hacia fines del Siglo XVIII, La alameda comparte honores con el Bosque de Chapultepec y el paseo Bucareli, que son también lugares muy concurridos y visitados por numerosos paseantes.

Guerra de Independencia y primeros años de la República

Las convulsiones del periodo de la guerra de Independencia de México provocan graves deterioros, daños y abandono de este emblemático lugar, pero a pesar de estas circunstancias continuó siendo un espacio de reunión y en 1821 desde sus jardines y prados la población de la Ciudad de México fue testigo del gran desfile del Ejército Trigarante encabezado por Agustín de Iturbide. Dentro de las innovaciones de la época destacan las reformas en los pilares, glorietas y estatuas; se realizan obras de reforestación y se construye una nueva fuente con un brocal igual al de la actual, pero en el centro se ubicó un basamento cuyo remate era la estatua de una mujer que representa a La Libertad. Se cuenta con numerosas descripciones como la de Franz Mayer, quien en el año de 1842 comenta la belleza de los árboles y flores, así como la costumbre de acudir por las tardes a la Alameda en coche o a caballo o ponerse en la fila a un lado del paseo, mientras van y vienen los caballeros, o pasearse media hora diciendo naderías junto a la ventanilla de alguna belleza de fama. El espíritu romántico que aún está en su apogeo a mediados del siglo se nota no sólo en otros cuadros de costumbres que dejaron viajeros y aventureros, sino también en algunos testimonios gráficos donde la naturaleza semi-salvaje de un bosque casi apresa a un conjunto de damas y caballeros; aspecto que se repite en la litografía de Casimiro Castro, La Alameda de México, tomada desde un globo aerostático, en el año 1855. Lo cierto es que de manera heterodoxa combina elementos que proceden del geometrismo anterior con nuevos elementos en los cuales se impone la traza irregular y selvática.

Segundo Imperio Mexicano y Guerras de Reforma

La Alameda en el siglo XIX

Al llegar al periodo del Segundo Imperio Mexicano, la Alameda recibe a la regia pareja en muy mal estado a doña Carlota de México y Maximiliano de Habsburgo apadrinan algunos arreglos con la intención de emular los parques parisinos, pero muchos de estos proyectos fueron devorados por el proceso histórico y decayeron, junto con el cuerpo del emperador, en el Cerro de las Campanas, abriendo el camino para Benito Juárez, en julio de 1867, hiciera su entrada triunfal a la capital precisamente por una de las calles que rodean a los jardines, lugar en donde se celebró el heroico acontecimiento en un banquete popular.

Poco a poco los aspectos de la modernidad van ganando espacios, los logros de la ciencia y la técnica, tan en boga en las ciudades europeas, impregnan a gobernantes y ciudadanos; por consiguiente, la Alameda es objeto de cambios en su iluminación, para finales de la centuria ya es eléctrica, riego, sustitución de árboles, demolición de antiguas bancas para sustituirlas por otras de hierro fundido al estilo Eiffel, las fuentes del Siglo XVIII fueron cambiadas y se agregaron otras, algunas de las cuales permanecen actualmente con el agregado de las esculturas que las identifican bajo el formato de los dioses romanos como Neptuno o Mercurio, además de Venus y las náyades. También el entorno se va modificando con la demolición del acueducto de Santa Fe, iniciado en el año de 1852, la apertura del Paseo de la Reforma, la edificación de inmuebles y obras de saneamiento e infraestructura urbana ligadas a nombres de arquitectos reconocidos como Antonio Rivas Mercado, Eusebio de la Hidalga y García, Ignacio de la Hidalga y García y el ingeniero Roberto Gayol, entre otros.

Fue evidente que durante el Siglo XIX, sobre todo después de la segunda mitad, la sociedad mexicana se va abriendo a nuevas costumbres y usos, aspecto que se reflejó en una mayor presencia femenina en los paseos y una pronunciada necesidad de esparcimiento. En la Alameda se llevaron a cabo, partir de 1842, los festejos de las principales fiestas cívicas y a medida que se acercaba el fin de siglo fue también más heterogéneo el tipo de diversiones y eventos sociales que tuvieron lugar en los jardines, tal como lo imprimieron en sus páginas los periódicos de la época como El Mundo Ilustrado.

Kioscos construcciones provisionales de madera y tela, instalaciones de circos o de juegos para niños, teatro, conciertos de música, venta de juguetes y comida por los llamados ambulantes son algunos de los elementos pintorescos o de color que si bien matizaron y enriquecieron la vida de los capitalinos, hoy nos llevan a registrarlos como ominosos antecedentes del destino que aguardaba a la Alameda en el siguiente siglo, convertirse en un gran tianguis devolviendo lo que le había usurpado el de San Hipólito.

Porfiriato

El Siglo XX sorprende a la ciudad capital en pleno proceso de afrancesamiento de las ideas, de las modas arquitectónicas, literarias y estéticas que dejaron una inmensa cauda de múltiples aspectos significativos que el porfiriato alentó para estar a tono con lo europeo y lo civilizado. Las viejas construcciones virreinales compartieron el espacio o fueron desplazadas por otras más modernas, en torno a la Alameda se amplían y extienden calles, el arquitecto Adamo Boari inicia la construcción del nuevo Teatro Nacional, luego el Palacio de Bellas Artes, y de las pérgolas, mientras que el pabellón morisco que se había instalado en el lado sur de la Alameda fue reemplazado por el Hemiciclo a Juárez, que el presidente Don Porfirio Díaz inauguró en 1910, año del centenario y del inicio de la Revolución mexicana.

Postrevolución hasta finales del siglo XX

Durante las siguientes decenas que siguieron al periodo posrevolucionario fueron pocos los cambios significativos que se realizaron en la Alameda, como por ejemplo la instalación de la estatua de Beethoven, un amplio contraste con el crecimiento desmesurado de la ciudad que se desparramó en un sinnúmero de colonias, al mismo tiempo que otros parques marginales comparten con el antiguo jardín la necesidad de la población, que requiere de más áreas verdes para una megalópolis cada año más pavimentada y más árida. Paulatinamente, el paisaje de la Alameda se va ahogando entre automóviles, numerosos hoteles, edificios e importantes museos como el Museo Franz Mayer, el Laboratorio Arte Alameda (donde se ubicaba la Pinacoteca Virreinal) y el Nacional de la Estampa.

Después de 1985

El terremoto del 19 de Septembre de 1985 es tristemente célebre por su devastadora y destructiva naturaleza (8.5 grados Reichter) y dividió la historia de la Ciudad de México en "Antes y Después del terremoto" ya que muchas construcciones simbólicas en la ciudad se vinieron abajo, tal fue el caso, entre muchos otros, del Hotel Del Prado que se encontraba sobre la Avenida Juárez frente al Hemiciclo y del Hotel Regis que estaba situado a un costado de la Alameda en donde ahora está la Plaza de la Solidaridad. Igualmente tuvo que ser destruido el edificio en donde estaba la compañía relojera "H. Steel" (junto al hotel Regis) que tenía la festiva tradición decembrina de colocar en su vitrina principal (de dos pisos) un monumental nacimiento así como un Santa Claus Robot bailando en la acera afuera de este negocio. Otros edificios quedaron estructuralmente dañados pero hasta el día de hoy no han sido ni restaurados ni demolidos (lo que implica un latente riesgo).


Foto: Edificio destruido por el terremoto frente a la Alameda sobre Av Juárez

La Alameda de hoy se ha multiplicado en numerosas caras y siluetas que diariamente la habitan, la atraviesan y la circulan; turistas, estudiantes, lugar de descanso de los que tienen trabajo y de los que lo han perdido, de vendedores ambulantes, merolicos de diversos tipos y quehaceres; se oferta de todo: golosinas, algodón de azúcar, disco compactos, libros, vídeos, ropa, medicinas y ungüentos maravillosos, la buena y la mala suerte, artesanías, la tradicional foto con los Reyes magos o Santa claus, amor y desamor; punto de encuentro y desencuentro de lo tradicional y lo moderno; es un signo de interrogación y un desafío lanzado al futuro y es también, tal como lo plasmara Diego Rivera en su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central.

Algunos pensamientos que podrían servir

1.- Tengamos cuidado con lo que decimos. Pero sobre todo con lo que escuchamos; no siempre es bueno prestar atención a lo que nos dicen. Escuchemos y utilicemos solo lo que es bueno.

2.- Hablemos de vida, de alegría, de esperanza, a todos aquellos que se cruzan en nuestro camino. Ese es el poder de las palabras…..a veces es difícil comprender que una palabra de ánimo pueda hacer tanto bien.

3.- Si nos programamos para fracasar, fracasaremos. Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos. Es una simple elección personal. En estos tiempos distintos, asumamos que hay muchas oportunidades esperando por nosotros.

 4.- SOMOS CAPACES DE REALIZAR MUCHAS COSAS QUE, A VECES, NI NOSOTROS MISMOS CREEMOS… SÓLO NECESITAMOS UN EMPUJONCITO Y EN CIERTOS CASOS… HASTA ALGÚN HIJO DE LAS ARAÑAS ES ÚTIL EN NUESTRA VIDA… (como el que aventó a otra persona al estanque de tiburones y le hizo llegar al otro lado por ello)